Abogado de Divorcios en Málaga

Bufete de Damas es un despacho de abogados de divorcios de Málaga especializados en derecho civil y derecho matrimonial.

Ponemos a su disposición a un amplio equipo de profesionales especialistas en separaciones matrimoniales y divorcios.

El derecho matrimonial es una de nuestras especialidades. En Bufete de Damas somos conscientes de la dificultad que presentan este tipo de situaciones, por lo que procuramos ofrecer una atención cercana y personalizada.

Divorcio contencioso

Se inicia por parte de un cónyuge sin el consentimiento del otro. No viene acompañado de ningún convenio regulador. 

El divorcio contencioso se produce cuando la ruptura matrimonial se plantea o se inicia de manera unilateral por parte de uno de los cónyuges o bien cuando, a pesar de que inicialmente hubiese habido acuerdo de mutuo acuerdo, este se rompe y se decide confiar el caso en abogados especialistas en divorcios contenciosos.

El divorcio se torna en contencioso cuando existe desacuerdo de los cónyuges para pedir el divorcio, bien por la decisión de romper el vínculo matrimonial o también, aun pidiéndolos ambos, no existe consenso en relación con el convenio regulador.

El divorcio contencioso puede solicitarse, aunque una de las partes no quisiera, ya que la legislación española que recoge este tema (el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil), así lo prevén.

El segundo apartado del artículo 81 recoge que se decretara de forma judicial la separación y divorcio por remisión del artículo 86 del CC: “A petición de uno de los cónyuges, cuando hayan transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio”.

No será necesario esperar 3 meses cuando existe un riesgo para la vida, libertad, integridad física y moral o indemnidad sexual por parte del cónyuge que solicita la separación, de los hijos o cualquier otro miembro del matrimonio.

Junto con la demanda tendrán que venir las medidas que vayan a regular los efectos derivados de la separación, o mejor dicho, el convenio regulador.

Divorcio de mutuo acuerdo

El divorcio amistoso o de mutuo acuerdo, es aquel que se solicita por ambos cónyuges de forma conjunta o por uno de los cónyuges siempre y cuando tenga el consentimiento del otro.

El divorcio de mutuo acuerdo, si hay hijos menores en la pareja, debe realizarse mediante escrito-demanda, para lo cual se necesita la asistencia y dirección de un abogado especialistas en divorcios y la representación de un procurador, que promueve el procedimiento de divorcio, al que debe acompañarse, asimismo, junto con la demanda de divorcio una serie de documentos imprescindibles. Se trata de certificaciones relacionadas con los cónyuges, hijos, y si existen bienes, la documentación relacionada con los mismos.

El Convenio Regulador deberá contener, siempre que fuesen aplicables, los siguientes extremos:

  • La liquidación de los bienes gananciales del régimen económico del matrimonio.
  • La ayuda a las cargas del matrimonio y la pensión de alimentos, así como las bases necesarias futuras para su actualización.
  • La atribución del uso de la vivienda familiar.
  • El cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad, el ejercicio de la misma, y el régimen de estancia y comunicación de los hijos con el progenitor que no vaya a vivir diariamente con ellos.
  • Si fuese necesario, el régimen de comunicación y visitas de los nietos con sus abuelos, siempre preservando por supuesto el interés de los niños.
  • La pensión compensatoria correspondiente para satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges conforme al artículo 97.

El Ministerio Fiscal vela siempre por los intereses de los menores implicados, a pesar de los acuerdos firmados por los cónyuges.

Otros servicios de divorcios que le ofrecemos

Separaciones

La separación matrimonial no termine con el vínculo; simplemente los cónyuges siguen legalmente casados, si bien les permite poner fin a su vida en común, permitiéndoles incluso a residir en diferentes domicilios y empezar vidas independientes y separadas. 

La sentencia de separación suspende la vida en común de los casados, y cesa la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica.

Nulidad matrimonial

La nulidad matrimonial supone la invalidación de un matrimonio porque durante su celebración existieron o se produjeron vicios o defectos esenciales que impedían que su celebración tuviese efecto. En definitiva, supone que el matrimonio nunca ha existido y no puede surtir efectos.

Medición familiar

Es la intervención en una situación conflictiva, o en un proceso de divorcio o separación por parte de abogados cualificados, neutrales, imparciales y confidenciales que, a petición de los cónyuges, trabaja en común para gestionar positivamente el conflicto y crear un espacio favorable en el que el diálogo y el entendimiento sean posibles para alcanzar soluciones satisfactorias para los hijos.

Guarda y custodia

La guarda y custodia de los hijos, supone el derecho y el deber del progenitor respecto a sus hijos, así como el derecho de estar con ellos y el deber de protegerlos y cuidarlos. 

La guarda y custodia viene recogida en el Código Civil, junto con el resto de las medidas a adoptar con los hijos durante un procedimiento de ruptura (separación, divorcio). Para que se otorgue la guarda y custodia de los hijos, no es obligatorio que los progenitores estén casados.

Pensión alimentaria

La obligación de alimentos consiste en el deber impuesto a uno de los cónyuges para que haga frente al otro cónyuge o a los hijos en común.

La pensión de alimentos incluye lo imprescindible para el sustento, vestido, asistencia médica, educación e instrucción de los hijos.

La obligación, forma y cuantía del pago de la pensión alimentaria se acuerda por mutuo acuerdo por los cónyuges mediante el convenio regulador, o venir impuesta por sentencia en los procedimientos de divorcios contenciosos.

Divorcio con hijos

Cuando nos encontramos a la situación de un divorcio con hijos, hay que tener en cuenta que las decisiones que se tomen no solo afectan a los cónyuges, sino también a los hijos. Es por ello, que en divorcios con hijos menores de edad o con discapacidad, durante el proceso de divorcio interviene asimismo el Ministerio Fiscal.

Así, el Ministerio Fiscal interviene actuando y defendiendo los derechos de los hijos menores de edad, intentando, siempre que sea posible, mantener su nivel de vida, forma de vida y que sus actividades cotidianas cambien lo mínimo tras el divorcio.


Preguntas frecuentes

Cuando se afronta un proceso de divorcio es totalmente normal que surjan bastantes dudas. Entre las preguntas más frecuentes que suelen hacerse nuestros clientes están las siguientes.

¿Qué sucede si mi pareja no está conforme?

Basta con que una de las partes quiera el divorcio para empezar los trámites. El juez sólo puede rechazar la petición de divorcio por motivos procesales.

¿Cuánto tardaré en separarme?

Depende: si es por mutuo acuerdo y los propios abogados y procuradores pueden llevarlo, los trámites son más rápidos. Sin embargo, si es contencioso puede durar más tiempo hasta que un juez tome la decisión de acuerdo.

¿Debo exponer alguna causa para conseguir el divorcio?

No, con la simple voluntad de los componentes para no continuar casados en suficiente.

¿Cuánto tiempo tengo que estar casado/a?

El tiempo mínimo son 3 meses. Sin embargo, cuando se certifica violencia de género o riesgo para la vida, integridad física o moral, por parte de uno de los cónyuges o de los hijos, el trámite puede realizarse antes.


24 Horas

Las 24 horas del día a su servicio

699 92 29 71

Civil

Abogados especializados en herencias y derecho civil

952 60 16 92

Matrimonial

Procuramos realizar una labor mediadora y conciliadora

618 54 32 29