¿Cuál es la diferencia entre violencia de género y doméstica?

¿Cuál es la diferencia entre violencia de genero y violencia domestica? Estos términos se encuentran entre aquellas denominaciones a la orden del día que generan más confusión entre sí.

Debido a la andadura terminológica en torno a las distintas formas de violencia que se pueden ejercer, así como el progresivo reconocimiento de formas de violencia específicas sobre las mujeres, es normal que aún haya dudas sobre la diferencia entre estas formas de violencia.

Diferencia entre violencia de género y violencia doméstica

Para diferenciar la violencia doméstica de la de género se tienen que tener claros 3 elementos: dónde se ha ejercido la violencia, qué relación existe entre víctima y agresor y si existe una estructura de discriminación y diferencia de poder entre ambos que de cuenta de la violencia.

Una vez esto está claro, la violencia doméstica será aquella definida por el espacio en que se produce y quiénes la ejercen y padecen. Sin embargo, la violencia de género será la que se da de un hombre a una mujer, encontrándose en el foco de la violencia la discriminación y subordinación entre géneros, de forma que podemos decir que esta diferencia de poder es el lugar desde el que se ejerce la violencia.

Por tanto, la violencia doméstica engloba aquellos delitos que se producen en una unidad familiar sobre cualquier miembro de la familia por cualquier otro miembro, independientemente de su género. Por su parte, la de género no se limita a las restricciones de la vivienda, sino que puede producirse en cualquier espacio.

Definición y ejemplos de violencia de género

La violencia de género se refiere a aquella violencia que se ejerce sobre las mujeres precisamente por ser mujeres. Es decir, la denominación de esta violencia viene del reconocimiento de la histórica sumisión de un género por otro y, por tanto, es ejercida por los hombres.

Esto quiere decir que la violencia de género reconoce explícitamente su origen en una discriminación, falta de igualdad y sumisión de un género a otro que hace que los primeros se hayan visto legitimados para ejercer su poder sobre las segundas de manera violenta. 

Por tanto, las agresiones de un hombre a una mujer que se basen en estos criterios, serán consideradas como delitos de violencia de género. Lo más aconsejable en estos casos es buscar solución y apoyo profesional y contar con un abogado de divorcios.

Ejemplos de delito contemplados como violencia de género

En España, se aplica actualmente una Ley integral contra la Violencia de Género. Esta ley recoge los diversos y múltiples delitos en los que un hombre es el autor de actos violentos contra una mujer por motivos asociados a una relación discriminatoria y de subordinación entre géneros.

Entre ellos, se incluyen:

  1. Delito de amenazas: Esta forma de delito incluye aquellas acciones en las que un hombre comunica a una mujer mensajes que auguran agresiones o consecuencias dañinas para ella en el futuro, consiguiendo que la víctima viva con miedo.
  2. Delito de lesiones: Tanto si son lesiones leves como graves, esta forma de violencia se categoriza dentro de los delitos de violencia de género cuando el autor es un hombre y la víctima una mujer que es su pareja o expareja, aunque esta última consideración relacional está en discusión actualmente.
  3. Delito de coacción: En este caso, se intimida a la víctima para conseguir lo que el autor desea.
  4. Delito de malos tratos: Los malos tratos son aquellas agresiones que desembocan en consecuencias nocivas a nivel psíquico para la víctima.

Además de estos delitos, existen otras situaciones que también pueden considerarse violencia de género, ya que esta aparece cuando, analizando la acción, se observa que el delito ha venido motivado por la superioridad discriminatoria que ejerce un género sobre el otro, como puede ser el obligar a una mujer a abortar.

Qué es la violencia doméstica y qué delitos incluye

Como se ha mencionado más arriba, la violencia doméstica se limita a aquella ejercida en el ámbito del hogar entre los miembros de una unidad familiar. Esto hace que se diferencie de la violencia de género en quién puede ser el autor, lo cual abarca cualquier miembro, desde madres, padres, hermanos, abuelos, etc. Así como la víctima, cualquier miembro de la familia.

El autor debe realizar un acto u omisión que provoque daños en la integridad física, económica, sexual o psicológica al otro miembro. Aquí se incluyen las agresiones de hijos e hijas a sus padres o entre hermanos, así como el maltrato que se puede producir en una pareja homosexual (recordemos que la violencia de género sólo se contempla de hombre a mujer).

Tomando en consideración lo establecido a nivel legal como violencia doméstica, se pueden encontrar los siguientes delitos contemplados en el Código Penal:

  1. Delito de lesiones o maltrato sin lesión: Contempla las agresiones psíquicas o físicas leves que no llevan asociado un tratamiento médico, psiquiátrico o psicológico.
  2. Delito de acoso: El acoso se concreta en la realización de acciones que limitan la libertad y provocan inseguridad en la víctima. Estas pueden ser desde dinámicas control constante de los movimientos de la misma, a persecución o búsqueda incesante de vías de contacto o comunicación.
  3. Delito de abuso o agresión sexual: Este delito de altísima gravedad incluye las agresiones o comportamientos de índole sexual que se consideren abuso y que aparecen en el ámbito familiar. Habitualmente implica el abuso por parte de miembros que se aprovechan de superar en edad a la víctima y de su relación familiar. Es el delito de este grupo que acarrea mayores penas de prisión.
  4. Delito de violencia habitual: Como su nombre indica, este delito se refiere a violencia psicológica o física ejercida de manera permanente entre un miembro de la familia autor y otro víctima.

Además de los citados, entre miembros de una unidad familiar también se contemplan penas, aunque normalmente sin prisión, las amenazas, coacciones o delito de injuria.

Conclusión de la diferencia entre violencia de género y doméstica

Tras lo expuesto, se comprueba como hay marcadas diferencias entre lo que se considera violencia doméstica y violencia de género. Sin embargo, las confusiones entre ambos tipos de violencia son habituales, en parte porque hubo que esperar hasta la Conferencia de Pekín del 95 para que la violencia de género se definiera de forma específica, en parte porque la violencia de género tiene lugar en muchas ocasiones en el marco de la vivienda y la unidad familiares.