Qué debemos hacer ante un incumplimiento de contrato

En qué consiste un incumplimiento de contrato

Ante un acuerdo con validez jurídica, un incumplimiento de contrato es aquel riesgo que asumen ambas partes si se da la falta a alguna de las condiciones pactadas en dicho acuerdo o contrato.

Un contrato, en nuestro marco jurídico, implica la obligación mutua entre las partes al cumplimiento de lo que se ha establecido en él. Es por ello que su incumplimiento está contemplado, regulado y castigado por la ley en el artículo 1124 del Código Civil.

Ante esta situación, el Código Civil ofrece dos formas de solventar el daño a la parte perjudicada. Estas consisten en la posibilidad de exigir el cumplimiento de las condiciones del contrato o en la reclamación de los daños y perjuicios sufridos, abonados con los intereses que les correspondan.

Condiciones que deben cumplirse para que haya un incumplimiento

Sin embargo, es importante que tengamos claro cuándo se está dando un incumplimiento contractual, pues deben cumplirse una serie de premisas para ello:

  1. Que el vínculo que une ambas partes en el contrato siga vigente: Esto deja fuera de las posibilidades de reclamación contratos nulos o extintos. En esos casos los efectos e implicaciones jurídicas tampoco permanecen vigentes.
  2. Reciprocidad: Es decir, tenemos que estar hablando de un contrato que establezca una obligación por ambas partes, es decir, recíproca. Los contratos o acuerdos unilaterales, como, por ejemplo, una donación, no se reclaman por esta vía.
  3. Exigibilidad: Para efectuar una reclamación por incumplimiento es necesario que las obligaciones que no se han realizado puedan exigirse, es decir, se encuentren en una fecha en la que ya deberían, por contrato, haberse realizado. Hasta ese momento no se considerará que haya incumplimiento.
  4. La parte que incumple debe hacerlo de forma deliberada.
  5. La parte perjudicada, por su lado, debe haber cumplido sus obligaciones contractuales que no dependan del incumplimiento producido por la otra parte.

Una vez consideradas todas las condiciones necesarias para determinar que, efectivamente, se está produciendo un incumplimiento, podemos exponer aquellas formas en las que este incumplimiento puede darse. Que son:

  • Negligencia o culpa: La parte que incumple, sin premeditación, lo hace al ir más allá de aquellas conductas y comportamientos contemplados en el contrato.
  • Dolo: Con este término se describe el incumplimiento premeditado del contrato.
  • Responsabilidad objetiva: Aunque la parte que incumple no haya sido negligente, se considera que es objetivamente responsable de un incumplimiento, y por tanto imputable, cuando hay un nexo relevante entre dicha parte y el incumplimiento.

Ante esta situación, encontramos distintas formas de buscar una resolución o subsanación del incumplimiento.

Vías de reclamación para un incumplimiento de contrato

Si nos encontramos ante una situación de incumplimiento contractual, será importante que acudamos a nuestro abogado para estudiar las circunstancias y contemplar qué está pasando específicamente y las opciones y viabilidad de reclamación y resarcimiento. Ante dicho contexto, solemos encontrar:

  • Vía extrajudicial: Con esta posibilidad nos referimos a, habitualmente en un primer momento, exigir el cumplimiento en el menor periodo de tiempo posible a la otra parte las condiciones a las que está obligada por contrato y que no está cumpliendo. Ante esto, es recomendable que dicha exigencia quede reflejada de alguna manera, para poder probar posteriormente que se ha realizado.
  • La vía de la mediación: Si, aun habiendo realizado una comunicación exponiendo la situación y pidiendo el cumplimiento del contrato, este sigue sin producirse, podemos buscar la solución del conflicto en manos de un tercero que medie. Esta vía se considera el paso anterior a la demanda judicial, y consiste en crear un nuevo pacto vinculante para ambas partes o llegar a un acuerdo para resolver la situación.
  • Vía judicial: Ante un incumplimiento contractual, podemos presentar una demanda en los juzgados. Esta demanda se puede interponer de forma verbal u ordinaria, en función del incumplimiento. En cualquier caso, nuestro abogado nos asesorará sobre nuestras opciones y nos recomendará aquella forma de actuar más idónea para cada caso.

Un elemento que debemos tener presente es que no todo incumplimiento contractual implica un resarcimiento.

Cuándo se pueden reclamar daños y perjuicios por un incumplimiento contractual

El Código Civil en España explicita que el resarcimiento económico, es decir, la indemnización con la que se resarce a la parte perjudicada se deduce no directamente del incumplimiento en sí, sino de los daños y perjuicios provocados, ¿qué quiere decir esto?

En ocasiones, el incumplimiento supone directamente un daño o perjuicio, lo que lleva al deber de indemnizar. Sin embargo, hay casos en los que el incumplimiento genera daños no tan patentes.

Esto quiere decir que no se deduce una indemnización de un incumplimiento en abstracto. Hay que probar ante el juez que dicho incumplimiento es el puente, aquello que une la actividad de la parte que incumple con los daños en la parte que sufre el incumplimiento.

Incumplimiento de contrato laboral o de prestación de servicios

Uno de los casos más habituales de incumplimientos se da en los contratos referidos al trabajo, ya sean por cuenta propia. Es decir: por parte de autónomos y profesionales independientes que prestan sus servicios, o ajena, dentro del marco del contrato de trabajo propiamente dicho.

En un contrato de prestación de servicios se acuerda entre 2 partes la realización de un trabajo específico en al que el profesional expone cómo realizará dicho trabajo (horario, fechas de entrega…). En un contrato laboral, la empresa es la que impone las condiciones del desarrollo del trabajo.

Incumplimiento d contrato de prestación de servicios

En este caso, el contrato regula el intercambio de un servicio profesional a cambio de, habitualmente, una contraprestación económica. Si, una vez establecidas las condiciones del contrato, no se cumplen, lo que suele producirse en una falta de pago del servicio, podremos optar por las vías ya mencionadas, judiciales o extrajudiciales, para instar al complimiento del mismo o la resolución de las obligaciones a que este exige.

En el primer caso, el del cumplimiento obligado del mismo, el objetivo será obtener aquel resultado que se hubiera dado si se hubiese cumplido el contrato: en general, obtener el pago pendiente con intereses.

En caso de buscar la resolución, además del pago se tendrá en cuenta, además del pago pendiente junto a los intereses que correspondan, una posible indemnización por daños y perjuicios.

Contrato de trabajo por cuenta ajena

En este caso, la relación laboral comprende un empresario y un empleado. Si la empresa no está cumpliendo debidamente lo establecido en el contrato, se acudirá al Servicio de Mediación para realizar la llamada “papeleta de conciliación” como vía previa a la judicial para exigir el cumplimiento de las condiciones del contrato.

Incumplimiento de contratos en construcción

Una de las áreas más frecuentes en el incumplimiento de contratos es la construcción. Habitualmente, este tipo de incumplimientos se centran en retrasos en los plazos establecidos para el trabajo a realizar y, por otra parte, en defectos en la realización de los mismos.

Ante un retraso en la finalización de un trabajo o la entrega de una vivienda, habrá que valorar dos elementos. Primero, conocer si el plazo de entrega está establecido como esencial. Segundo, si afecta las expectativas del comprador. Estos casos permiten resolver el contrato desde la parte afectada.

En el segundo supuesto, la finalización del trabajo contratado pero hallazgo de defectos, encontramos distintas opciones. El contrato exige la finalización y entrada del trabajo en buenas condiciones. Entonces, podemos reclamar como incumplimiento, así como, si se dan las condiciones, demandar desde la ruina de la construcción. En cualquier caso, nuestro abogado nos asesorará sobre las posibilidades que tenemos y nos indicará la mejor opción.

Qué solicitará nuestro abogado ante un incumplimiento de contrato

Para transitar el camino a una resolución que mire por nuestros intereses si estamos sufriendo un incumplimiento de contrato, es necesario acudir a un profesional. Nuestro abogado nos indicará todo aquello que tenemos que saber y marcará junto a nosotros un plan de acción que vele por nuestros intereses.

En este proceso, que no deja de ser complejo y exigir una serie de requisitos, como hemos expuesto, se nos pedirá:

  • Documentación de datos personales y laborales.
  • Datos de la empresa o sujeto que está incumpliendo el contrato.
  • El contrato mismo que es la fuente de la infracción.
  • Cualquier documento o prueba que, en cada caso concreto, ayude a demostrar el incumplimiento que está teniendo lugar, así como los daños que éste provoca.

Junto a esto, las particularidades de cada situación concreta nos llevará a considerar el aporte o enfoque individualizado del incumplimiento contractual. Para todo ello, un equipo de abogados profesional y de confianza, será nuestro mejor aliado, asegurando la mejor defensa de nuestros intereses.