Derechos de una mujer divorciada y sin trabajo

6 min de lectura
4.5
(82)

Verse obligada a cambiar el estado de matrimonio por una separación es un paso duro de dar, pero cuando además de enfrentarse a la disolución de su matrimonio una mujer debe hacer frente a la falta de empleo, las dificultades de este cambio se multiplican

Por eso mismo en este artículo vamos a poner de manifiesto los derechos fundamentales en los que cualquier mujer que se encuentre en tal situación puede apoyarse, tales como el derecho a percibir una pensión alimenticia, el derecho al uso de la que fuera la vivienda familiar e incluso el derecho a ser beneficiaria de una asistencia jurídica gratuita. Añadido a estos recursos ampliaremos también información referente a recursos que ofrecen ayudas  tanto económicas como de apoyo emocional en la transición de este proceso.

Derecho a la pensión alimenticia

El derecho a percibir una pensión alimenticia es uno de los derechos fundamentales a conocer en el caso de encontrarnos en un procedimiento de divorcio y no disponer de empleo que nos brinde los recursos económicos suficientes para nuestro sustento. El objetivo de la pensión de alimentos es que la situación en la que se va a encontrar la mujer tras el divorcio sea similar a la mantenida durante la vigencia del matrimonio en lo que a nivel de vida en el plano económico se refiere, cuando la misma no cuenta con ingresos económicos propios; es decir, la pensión de alimentos no se trata de una cantidad que se destine a cubrir necesidades básicas como pueden ser alimentación o habitación, sino que se adentra aún más en el objetivo de mantener un nivel de vida que vaya en consonancia al mantenido durante el matrimonio. 

Para percibir dicha pensión debe quedar acreditado, ante los tribunales encargados de concederla, que la mujer no tiene medios suficientes para obtener independiente un sustento económico. Este derecho es base para otorgar a la mujer de una estabilidad económica necesaria en su nueva vida tras el divorcio, asegurando que el mismo no suponga un desmorone total de su vida sino que contribuya a reconstruir las mismas tras ese cambio. 

En Bufete de Damas contamos con abogados de divorcios en Málaga especializados. Contacta con nosotros y obtén una solución jurídica.

Derecho al uso de la vivienda familiar

Otra cuestión importante tras el divorcio es el dónde voy a poder continuar mi vida sin empleo, aquí entra en juego el derecho de acceso al uso de la vivienda familiar. Aunque la vivienda donde hayamos desarrollado toda  nuestra vida matrimonial se encuentre a nombre del ahora ex cónyuge, dentro de nuestra legislación se ofrece amparo para la mujer, e incluso para los hijos menores en caso de que los hubiese, sobre la necesidad de disponer de una residencia para ella y ellos. Lo que este derecho quiere conseguir es brindar una estabilidad de localización y un entorno adecuado para seguir el desarrollo familiar aún cuando se produzca una separación. 

Este derecho contribuye no sólo a proporcionar un lugar seguro, conocido y estable donde la mujer y los hijos puedan desarrollar su vida, sino que también ayuda a mantener un estado emocional estable reduciendo al máximo el impacto que la separación tiene en la vida cotidiana de estas personas. 

Este derecho tiene que ponerse de manifiesto y solicitarse en pleno procedimiento de divorcio, pues es en el mismo donde van a quedar establecidas las medidas definitivas correspondientes al uso que se le dará a la vivienda familiar, para lo que se tendrá en cuenta todas las necesidades y los derechos que asisten a cada una de las partes involucradas. 

Derecho a la Asistencia Jurídica Gratuita

Para poder disponer de la información necesaria sobre estos derechos es importante contar con el apoyo de un profesional que nos asista; y para las mujeres que no tienen empleo ni un refuerzo económico puede resultar difícil contar con el mismo, por lo que el derecho de acceso a la asistencia jurídica gratuita ejerce quizás de la herramienta más importante en un procedimiento de divorcio. Pues este derecho permite que aquellas personas que hemos dicho que no cuentan con los medios económicos suficientes puedan contar aún así con el apoyo y asistencia de un abogado profesional en la materia sin necesidad de hacer frente a los gastos que ello supone. 

La asistencia jurídica gratuita aporta la tranquilidad de saber que tus derechos van a ser defendidos de forma efectiva dentro del procedimiento; y de que, a pesar de la diferencia de medios de los que se dispone se va a tener la capacidad suficiente para enfrentar las alegaciones de la contraparte de manera coherente y justa con el apoyo legal correspondiente.

Este derecho debe solicitarse por la parte interesada, pues si no se solicita no podrá contarse con el mismo a la hora de hacer valer los derechos que nos asisten en el procedimiento de divorcio. 

Recursos Disponibles para Mujeres Divorciadas y Sin Trabajo

Como ya hemos visto el divorcio puede tener un impacto directo en la situación económica de las mujeres afectadas por él si las mismas se encuentran sin empleo, haciendo que tengan que pasar por retos a los que no deberían de enfrentarse. Es por esto que la legislación prevé estas situaciones y aporta medios que contribuyen a ayudar a las mujeres afectadas. 

Ayudas Económicas

Las administraciones públicas ofrecen numerosas posibilidades de recibir ayudas tanto a nivel local como a nivel regional e incluso estatal, y lo hacen en forma de cantidades que se pueden percibir en concepto de subsidios por desempleo o becas para financiar una formación académica o profesional, así como en forma de ayudas que asisten en el pago de alquiler de viviendas. Estas prestaciones tienen, entre otros, el fin de servir de sustento económico de las personas que sufren necesidades económicas debido al divorcio.

Programas de Formación y Empleo

En ocasiones las mujeres dejan de trabajar durante su vida matrimonial, y tras el divorcio es primordial que se les pueda brindar ayuda para que se adentren de nuevo en el mundo laboral. Para ello se cuenta con un sin fin de programas destinados a formar a las personas para el desarrollo de diferentes empleos, ayudándoles en la adquisición de conocimientos con cursos gratuitos, así como en la forma en la que deben realizar la búsqueda satisfactoria de empleo. Todo esto servirá de puente para pasar de una dependencia económica durante el matrimonio a una independencia financiera una vez que se haya disuelto el mismo. 

Orientación y Apoyo Emocional

Deseado o no, el divorcio afecta al estado emocional de quien se enfrenta a él, por lo que disponer de servicios que nos ofrecen orientación para gestionar esas emociones puede ser crucial; nos referimos en este punto a ayuda psicológica, y terapia de autoayuda o grupal. Con ellos se busca mantener una buena salud mental ante situaciones desestabilizadoras como el divorcio.

Estos tres recursos no sólo colocan a la mujer en una mejor situación económica, sino que le otorgan la suficiente estabilidad emocional y una capacidad de sustentarse por sí misma, que es necesaria para enfrentar esta nueva etapa de su vida. 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz click para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Recuento de votos: 82

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.


Compartir este artículo: