Diferencias entre separación y divorcio

5 min de lectura
4.7
(23)

Cuando un matrimonio decide poner fin a su aventura amorosa, se produce una de las situaciones más complejas y duras en la vida de las personas, donde se toman muchas decisiones trascendentales que afectarán a la vida futura de cada individuo. En nuestro país hay dos maneras de “terminar” con la relación, y aunque ambos procesos parecen similares, lo cierto es que existen diferencias significativas que deberemos tener en cuenta. 

Conoce bien las diferencias que existen entre separación y divorcio, las características que tiene y qué opción se adapta mejor a cada situación. 

¿Qué es la separación matrimonial?

Aunque para la vista de muchos pueda parecer lo mismo, lo cierto es que cada proceso comprende dos procedimientos totalmente diferentes aunque el resultado sea poner fin a su vida juntos. Cada uno tendrá sus propias implicaciones tanto legales como personales que es importante conocer antes de tomar una decisión. Vamos a ver ahora en qué consiste cada cosa con más detalle.

Separación Legal

Este proceso consiste en suspender la vida en común sin llegar a disolver el vínculo matrimonial, es decir, aunque la pareja decide vivir su vida de forma independiente, a los ojos de la ley siguen siendo marido y mujer, aunque se dividen los bienes y deudas y se dictan órdenes sobre la manutención financiera.

Separación de Hecho

La separación de hecho se produce cuando una pareja decide vivir separados sin llegar a formalizar esta situación en el juzgado. Aunque para realizarla no es requerido un procedimiento legal, es importante saber que esto no tiene ninguna validez jurídica en cuanto a aspecto de patrimonios ni custodias. La separación puede llegar a complicar muchas cuestiones legales en el futuro, como por ejemplo la distribución de los bienes o la responsabilidad parental que tendrá cada individuo.

¿Qué es un divorcio?

A diferencia de la separación, un divorcio pone fin a la relación de manera definitiva. Este proceso requiere una sentencia jurídica donde se disuelve por completo el vínculo matrimonial, permitiendo así a los ya ex cónyuges poder contraer un nuevo matrimonio si así lo desean. Este divorcio implica repartir los bienes comunes y la adopción de medidas para la custodia de los hijos si fuera necesario, además de pensiones, y cualquier otro aspecto necesario para poder regular de la mejor manera posible la vida de cada uno de la ex pareja. 

Diferencias entre separación matrimonial y divorcio

Vamos a ver ahora con más detalles cuáles son las principales diferencias que existen en estos dos procesos, y cuales son sus consecuencias tanto legales como efectos directos.

  • Estatus legal: En el divorcio se disuelve por completo el vínculo matrimonial, mientras que en la separación los cónyuges siguen siendo marido y mujer ante los ojos de la ley. 
  • Reconciliación: Si pasado un tiempo una pareja separada decide volver a estar juntos no será necesario ningún trámite, mientras que una pareja que se haya divorciado si desea volver a estar juntos deberán volver a casarse. 
  • Reparto de bienes: Cuando se produce un divorcio se lleva a cabo una liquidación del régimen económico matrimonial, mientras que en la separación esta cuestión queda pendiente en el futuro. 
  • Capacidad para volver a casarse: Si una pareja decide separarse es importante saber que ninguno de los dos podrá volver a casarse, para esto deberán firmar y concluir el divorcio. 

Semejanzas entre ambos

Ahora que hemos visto las diferencias, vamos a ver las también existentes similitudes que existen en ambos procesos. 

  • Protección de menores: Es fundamental saber que en todos los casos lo más importante son los hijos menores, tomándose siempre medidas para asegurar su bienestar. 
  • Medidas provisionales: Tanto en la separación como en el propio divorcio, se pueden llegar a dictar medidas para regular la convivencia y la responsabilidad parental mientras el proceso está en trámites. 
  • Resultado: En ambos procesos la pareja deja de hacer la vida en común

Separación o Divorcio: ¿Qué es mejor?

Esta es una pregunta compleja, ya que cada opción puede ser mejor en una circunstancia y peor en otra, lo mejor es acudir a un abogado profesional de divorcios para que nos cuentes tu experiencia y podamos aconsejarte de forma personalizada, pero vamos a ver algunas de las consideraciones que deberás tener en cuenta para decidir una opción u otra. 

  • Posible reconciliación: Dependiendo si piensas que puede existir una reconciliación o no deberás plantearte una opción u otra, recuerda que con la separación no es necesario volver a casarse pero con el divorcio si. 
  • Nueva relación: Si alguno de los cónyuges quiere iniciar una nueva vida con otra pareja el divorcio es la única opción que les permitirá casarse.
  • Simplificación legal: Obviamente la separación tiene muchos menos trámites que el divorcio, pero también es importante saber que en el futuro evitaremos más problemas con el divorcio. 
  • Aspectos económicos: El impacto económico que sufren las parejas es muy considerable, pero el divorcio implica terminar una liquidación completa del régimen económico que suele ser más complejo y costoso.

Cada situación es única y son momentos complejos, por lo que pondremos todo nuestro esfuerzo en hacer que elijas la mejor opción para tu presente y futuro. Nuestro equipo de abogados especialistas está a tu entera disposición para darte el apoyo legal que necesitas durante todo el proceso.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz click para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.7 / 5. Recuento de votos: 23

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.


Compartir este artículo: