Solicitar la incapacidad permanente estando en paro

Una duda habitual en muchas personas que están en situación de desempleo es si es posible solicitar la incapacidad permanente estando en el paro.

Esta pregunta viene motivada por problemas de salud que aparecen cuando la persona que lo sufre no está trabajando dado de alta en la Seguridad Social. 

Para responder, hay que tener en cuenta varios factores y situaciones posibles en los que puede encontrarse dicho individuo, y eso es lo que vamos a analizar a continuación.

En Bufete de Damas somos abogados especializados en derecho laboral. Contáctanos para obtener más información y aclarar posibles dudas relacionadas.

Aclarando conceptos: En qué consiste la incapacidad permanente

Lo primero que debe quedar claro es qué es exactamente una incapacidad permanente y cuáles son sus requisitos e implicaciones.

La situación de incapacidad laboral permanente es aquella en la que se considera que un individuo no puede llevar a cabo un trabajo con plenas competencias por una lesión o patología.

Estas patologías pueden ir desde una lesión física crónica a enfermedades de salud mental, y pueden asociarse a ciertas actividades desempeñadas en ciertos puestos, o a cualquier tipo de actividad laboral.

En función de cuál sea la situación concreta de la persona solicitante, la incapacidad puede establecerse de 3 formas:

  1. Incapacidad permanente parcial: Este tipo de incapacidad laboral reconoce que la persona puede seguir trabajando con cierta dificultad. Para poder acceder a ella se debe obtener un reconocimiento de discapacidad superior al 33%. A nivel económico, viene acompañada de una indemnización, pero no implica el pago de una pensión.
  2. Incapacidad permanente total: Como su nombre indica, esta incapacidad sí reconoce que el trabajador no puede seguir desarrollando su puesto de trabajo de ninguna manera. En estos casos se percibe una pensión mensual que se corresponde con el 55% de la base reguladora, porcentaje que aumenta al 75% a partir de los 55 años.
  3. Incapacidad permanente absoluta: Este es el mayor grado de incapacidad laboral reconocido, ya que significa que la persona no puede desarrollar ningún puesto de trabajo, por lo que se le retribuye con una pensión igual al total de la base reguladora.

Es importante no confundir las 2 últimas modalidades de incapacidad permanente. La total, reconoce la incapacidad completa de realizar un puesto de trabajo, pero la persona puede seguir siendo capaz de trabajar en otros puestos adaptados o de determinadas características. Sin embargo, en el caso de la absoluta se reconoce que no se puede realizar ningún tipo de trabajo.

¿Es posible pedir una incapacidad permanente estando en paro?

Es totalmente viable solicitar una incapacidad permanente estando en situación de desempleo. Esto quiere decir que se reconoce la posibilidad de que, durante un periodo sin trabajo, cualquier individuo pueda sufrir un accidente, diagnóstico o lesión que repercuta en su capacidad para desarrollar una o varias profesiones.

Sin embargo, que la incapacidad se pueda solicitar, no quiere decir que no haya que cumplir ciertos pasos o requisitos. A continuación, te contamos cuáles son en función de las 2 circunstancias principales en las que puede encontrarse un desempleado: dado de alta como demandante de empleo o no.

Incapacidad permanente dado de alta como demandante de empleo

Cuando una persona se encuentra en una situación de desempleo reconocida, es decir, está dado de alta como desempleado, puede solicitar la incapacidad sin problema independientemente de si está cobrando una prestación o subsidio.

Para ello, sólo se debe seguir sellando el paro o renovando el alta de la demanda de empleo cuando corresponda para seguir en dicha situación en el momento de pedir la solicitud, rellenarla y comenzar el proceso en las oficinas del INSS.

Incapacidad permanente sin ser demandante de empleo

La otra situación posible que podemos encontrar es la de aquellas personas que, sin estar trabajando ni en situación de baja médica, no están dados de alta como demandantes de empleo, lo que supone una situación de desempleo no reconocida.

Esto no impide solicitar la incapacidad permanente, si bien el proceso es distinto y se hace necesario cumplir una serie de requisitos:

  • Se debe contar con un grado de gran invalidez, en caso de solicitar una incapacidad absoluta.
  • Tener cotizado un mínimo de 15 años en la Seguridad Social.
  • 3 de los años cotizados deben haber tenido lugar en los últimos 10 años.

Si se cumplen estos requisitos, se puede solicitar la prestación del INSS por incapacidad permanente.

Cómo se pide la incapacidad permanente

Si tienes dudas de cómo solicitar la incapacidad permanente laboral en España, sigue estos pasos para un proceso rápido y sencillo:

  1. Entra en tu buscador online habitual y teclea: “solicitud incapacidad permanente”.
  2. En el primer resultado deberá aparecer la web de la Seguridad Social en su apartado de incapacidad permanente, que es donde debemos pinchar.
  3. En dicha dirección web, podrás descargar el modelo de solicitud para la incapacidad permanente. Además, te aconsejamos que leas la página detenidamente para informarte con todo detalle.
  4. Rellena la solicitud y adjunta toda la información médica que puedas. Este paso es fundamental para la decisión por parte del INSS en torno a la pertinencia de concederla incapacidad temporal.
  5. Busca el centro de atención del INSS más cercano a tu ubicación. Puedes buscarlo fácilmente en internet.
  6. Pide cita previa y acude con la solicitud bien rellena y toda tu documentación médica.

A partir de aquí, la solicitud pasa a ser competencia del tribunal médico de la Seguridad Social, que tendrá que determinar si se debe conceder la incapacidad permanente. El plazo de respuesta de este tribunal es de un máximo de 135 días naturales.

En caso de que transcurra dicho periodo y el tribunal no se haya pronunciado, la solicitud se considerará desestimada, decisión que se puede recurrir por el interesado.

Como ves, solicitar la incapacidad permanente es posible en casi cualquier contexto. Sin embargo, lo más aconsejable es contar con un buen abogado laboral experto en este tipo de solicitudes para asegurar el buen término de la misma.