¿Cuál es la pena por homicidio imprudente?

5 min de lectura
4.8
(13)

La figura delictiva del homicidio imprudente conforma un delito importante en el ámbito del derecho penal, pues descifra el escenario en el que la imprudencia o la negligencia en una conducta acarrean como consecuencia la pérdida de la vida. 

En Bufete de Damas contamos con abogados especializados en derecho penal en Málaga. Contacta con nosotros y obtén una solución jurídica real.

En este artículo nos disponemos a dar las claves sobre este tipo penal, hablaremos sobre la penalización del mismo, su tipificación en el Código Penal, las consecuencias penales que tiene asociadas, como actúa este tipo en las muertes ocasionadas por accidentes de tráfico y por último, veremos resumidamente la distinción que realiza la jurisprudencia entre imprudencia grave y menos grave.

Para saber cuándo podemos hablar de homicidio imprudente es crucial entender todas las particularidades del mismo, y poder así actuar de acuerdo a las normas legales. En los siguientes apartados nos disponemos a desarrollar más concretamente cada una de las especificidades del homicidio imprudente.

Homicidio Imprudente en el Código Penal

El homicidio imprudente se encuentra tipificado como delito en el artículo 142 del Código Penal español, donde se establece que El que por imprudencia grave causare la muerte de otro, será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años.”. 

Con este precepto lo que se quiere conseguir es perseguir y castigar aquellas conductas que han provocado la muerte de una persona debido a no actuar negligentemente o cometiendo una imprudencia grave; dicha imprudencia grave se pone de manifiesto cuando cualquier sujeto hace omisión del deber de socorro que el mismo debe mantener en su actuar atendiendo a las circunstancias y naturaleza de la acción que el mismo está realizando, convirtiéndose por tanto en autor del hecho.

Condena por Homicidio Imprudente

Para establecer la condena por homicidio imprudente, así como por cualquier otro delito, se deberán de tener en cuenta todas las circunstancias de cada caso individualmente. Aquí entran en juego diversos factores que influyen a la hora de determinar la pena a imponer, tanto factores concretos de la actuación que pueden hacer que la imprudencia sea catalogada con un nivel más o menos grave, como factores personales del autor del delito como son la existencia de antecedentes penales y su actuación tras cometer el delito, en el sentido del intento o reparación del daño causado a la víctima y sus familiares. 

El código penal establece una horquilla punitiva para este delito de entre uno y cuatro años de prisión, pero dicha horquilla puede variar a más o menos cuando entren el juego las circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, conocidas como circunstancias agravantes o atenuantes. 

Hay que comprender cómo todos estos factores que hemos mencionado se entrelazan entre sí estando referenciados a lo largo de todo el Código Penal, convirtiéndose en la mayoría de ocasiones en las claves para llevar a cabo el procedimiento judicial y determinar claramente las consecuencias legales a las que va a tener que hacer frente el acusado de homicidio imprudente.   

Homicidio Imprudente en un Accidente de Tráfico

Es cierto que el escenario de un homicidio imprudente no es en su mayoría el escenario de un accidente de tráfico, pero cuando nos encontramos en el escenario de un accidente de tráfico si entra en juego en su mayoría de ocasiones, la figura del homicidio imprudente.  Cuando el homicidio imprudente es cometido con el uso de un vehículo a motor o ciclomotor las consecuencias penales se agravan, imponiendo, además de la pena de prisión, penas accesorias como son la prohibición de conducir estos vehículos.  

La imprudencia grave en la utilización de vehículos está además establecida en el artículo 379 del Código Penal, y abarca conductas como son el exceso de velocidad o la conducción bajo el efecto de sustancias que pueden alterar la capacidad del conductor tales como drogas o alcohol.

Imprudencia Menos Grave y Jurisprudencia

El criterio de la jurisprudencia sobre la imprudencia menos grave y grave se ha trazado a lo largo del tiempo. Según la legalidad la imprudencia será considerada menos grave cuando la conducta del actor no alcance la gravedad requerida para considerarse así pero sigue siendo reprochable penalmente hablando. 

Algunos ejemplos de este nivel de imprudencia que no llega a alcanzar el nivel de grave pueden darse en situaciones en las que el sujeto comete una omisión del deber de cuidado de carácter más leve, por ejemplo cuando en una carretera no se respeta la distancia de seguridad y se produce un accidente de tráfico que acaba siendo mortal. Las notas jurisprudenciales son indispensables para entender las diferencias entre los dos niveles de imprudencia.

En conclusión, el delito de homicidio imprudente puede producirse en diferentes contextos, por la negligencia de un profesional o en accidentes de tráfico con desenlaces fatales. Entender la legislación aplicable al tema, las penas que conllevan asociadas estos delitos y los niveles de imprudencia que pueden entrar en juego es esencial para abordar de manera diligente estos casos legalmente. 

Si te ves envuelto en un procedimiento penal por homicidio imprudente es muy importante contar con el asesoramiento legal correcto especializado en el tema, para que pueda proteger tus derechos y defenderte de manera efectiva. Cuenta con nosotros para recibir la orientación que necesites.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz click para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.8 / 5. Recuento de votos: 13

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.


Compartir este artículo: